Intrepid Emma

Redactora de contenido + Blog Coach para pequeñas empresas

 

Tu mensaje es importante.

Tómate un café. ¡Conozcámonos!

Quieres empezar un blog o quieres publicar más en uno ya existente. 

Te pones tan nerviosa al escribir un contenido significativo que finalmente la página termina en blanco.

No puedes mantenerte al día con el trabajo que más te gusta hacer porque te preocupa cómo la gente te ve en Internet.

¡Hola! Soy Intrepid Emma, y yo también he estado en ese punto. (Más sobre este tema a continuación.)

Soy redactora de contenidos y blog coach para pequeñas empresas online que se sienten abrumadas ante la redacción de contenidos.

Redacto para este tipo de empresas o les ayudo a mejorar, ya sea un blog, un imán de leads o un ebook, para que puedan:

  • Establecerse como expertos en su campo.
  • Aumentar su audiencia
  • Conseguir más ventas
  • Pasar más tiempo haciendo el trabajo más relevante, sintiéndose confiados sobre su mensaje y su impacto. 
Intrepid Emma smiling in Barcelona

El origen de mi historia como super redactora

 Siempre me ha gustado escribir. He escrito historias cortas y novelas desde los 8 años, incluso edité mi primera novela yo misma (es decir, encuadernada en papel de seda), Hockey Dogs. Seguí escribiendo novelas de manera intermitente, pero algo cambió cuando soplé las velas en mi 14º cumpleaños. Dejé de compartir esas historias, las cuales solía enviar por correo electrónico a mis amigos. Ahora, las guardaba para mí o para mi madre, para que me diera su opinión.

Close up of hands writing.

¿Por qué me pasó eso?

Escribir para escapar

Años de acoso por mi apariencia, la singularidad de mis habilidades, y mis puntos de vista, me habían entrenado para creer que estaba más segura si me escondía. Me sentía agonizantemente «rara» y creía de verdad que había algo mal en mí.

Escribir historias fue simultáneamente un escape, pero podía sentirme más vulnerable que nunca si llegaban a las manos de la persona equivocada. Pensé que leer sobre mis pensamientos, experiencias, o incluso imaginaciones ficticias revelarían la verdad sobre mi. No soy normal.

Así que escondí mis palabras y tomé la decisión de no compartirlas a menos que estuvieran perfectamente elaboradas y consideradas. Lo que significaba… un bloqueo de escritor autoimpuesto. Era como una niebla cerebral ansiosa, autocensura incluso durante lo que debería haber sido una lluvia de ideas, y sentirme avergonzada cuando escribía algo fuera de lo que parecía ser aceptado. Estaba a salvo. Y estaba absolutamente deprimida. 

Creencias limitantes

Mis inseguridades con mi historia e identidad también afectaron mi vida de manera visible. Durante la secundaria, cuando la agonía llegó a su punto más alto, me escondí de los escenarios sociales.

A pit created by circling books.Acarreé con una bolsa aparte, además de mi mochila, llena de libros en los que podía escapar cuando me enfrentaba a momentos a solas antes de que los amigos que tenía salieran de clase.

Evitaba el contacto visual con la gente popular y los chicos que pensaba que eran atractivos, porque cualquier atención hacia mí habría generado repugnancia y prefería que no me vieran.

Entonces, mantuve una amistad tóxica incluso años después de su fecha de caducidad, porque ella había sido una de las únicas personas que aceptó mi verdadero yo. Y en mi mente, no podía reemplazar a los amigos perdidos. Había tenido suerte, y nunca podría volver a tenerla.

Como ya podéis suponer, todo esto había desarrollado en un trastorno de ansiedad subyacente que había exacerbado toda esa retroalimentación negativa cuando era niña y la había transformado en unas creencias muy poderosas y negativas sobre las personas, sobre mí misma y sobre la naturaleza catastrófica del mundo. El trastorno de ansiedad impactó tanto en mi mundo interno como en el externo. Me preocupaba la forma en que me vestía (Apropiadamente. Invisiblemente.) Mi familia se convirtió en el único lugar seguro donde explotar y mostrar mis emociones. La vida era honestamente, muy, muy dura.

Un vuelo (literal) al mundo adulto

Intrepid Emma in BarcelonaComo joven adulta en mi segundo año de universidad, llegué a un punto muy alto de ruptura con todo aquello que me rodeaba. Durante años, quise estudiar en el extranjero, y acabé apuntándome a un año sabático enseñando inglés cerca de Barcelona, España. El riesgo emocional era enorme, viviendo en un lugar nuevo, sin nadie que conociera, usando 2 idiomas diferentes que nunca había hablado antes, y haciendo un trabajo que nunca había intentado. Pero se había vuelto más doloroso desaparecer del mundo que intentar aparecer de nuevo, aunque fuera solo por un día. Gracias a Dios que lo hice.

De repente, estaba en el «mundo adulto» donde, afortunadamente, más personas tienen empatía, paciencia y cortesía comparando con la crueldad de niñas de 10 años. Muchas de esas niñas han pasado por alguna situación complicada, lo cual las ha hecho ver justamente la realidad des del otro lado. La gente me mostró amabilidad des del primer momento, y fui aceptada de inmediato por las otras dos chicas universitarias que estaban en el programa de enseñanza conmigo. Eso marcó la diferencia.

Un mes más tarde, estaba lo suficientemente segura como para compartir con una de ellas algunas de las creencias negativas que tenía, especialmente sobre cómo veía a mi misma y me presentaba en el mundo. Fue capaz de responder con la visión de un adulto que me había conocido, con compasión, y con ideas para ayudar a cambiar esas creencias.

¿Quién soy? El camino a la integración

Durante el año siguiente, tuve suficientes oportunidades para cuestionar mi miedo paralizante al juicio de los demás, y suficiente conexión con compañeros que me entendían y querían por primera vez, que empecé a darme más visibilidad y a tomar más riesgos.

A los 21 años, me puse en contacto con un terapeuta a través del Programa de Asistencia al Empleado de mi compañía (gracias a Dios por proporcionarnos beneficios como ese) que me ayudó a hacer avances que nunca imaginé que fueran posibles.

  • Aprendí a cuestionar la espiral de ansiedad con las técnicas de la Terapia Cognitiva Conductual.
  • Había un espacio seguro para reconectarme con las partes de mí misma que había etiquetado como «raras» o «equivocadas».
  • Creé seguridad para mi niña interior herida y asustada con una voz adulta más amorosa y gentil propia.

Y le di a esa niña espacio para jugar.Intrepid Emma in Cadaques

Esa niña empezó a tomar riesgos y a escribir historias, y a tomar más riesgos y a escribir blogs, primero para esa compañía, y luego para otras, mientras tanto yo empezaba a expandirme por mi cuenta. En un año, estaba escribiendo para las páginas web de otras personas y creando contenido educativo impulsado por historias que involucran al mundo. Escribí de todo, desde series de correos electrónicos sobre el proceso del duelo, hasta cartas de presentación y solicitudes de becas, pasando por consejos técnicos y entradas en blogs sobre jardines multiculturales.

La escritura se convirtió en una parte importante para mi curación. Y ahora comparto quién soy en mi propio blog porque me siento cómoda conmigo misma, y entiendo cómo cuidarme des del miedo y el juicio de los demás. Sé que es importante compartir esto, porque liberar mi voz ayuda a asentar un precedente, y muestra a otras mujeres que es seguro y hermoso compartir la suya también.

Una super escritora ha nacido

Convertí mis trabajos de escritura en un negocio a tiempo completo con Intrepid Emma. Escogí el adjetivo “intrépida” como un reconocimiento a la valentía que he desarrollado para aparecer y destacar, porque significa que estoy compartiendo mi verdadero y válido yo.

Intrepid Emma typing at her laptopCon Intrepid Emma, trabajo diariamente en mi misión de ayudar a otras mujeres a encontrar la seguridad y la aceptación que necesitan para presentarse y contar sus historias. Las guío tanto a través de su mentalidad y creencias negativas como revisando y ayudando en sus escritos.  

Estoy aquí para ayudar a las mujeres a aparecer, y sentirse bien con el hecho de ser vistas y escuchadas, en sus negocios y en su vida. La mejor forma que sé para ayudarlas es que se apropien de su historia a través del poder de las palabras. Y me encanta cada minuto que dedico a ello.

Libera tu voz también

Estaré encantada de apoyarte en el viaje que implica contar tu historia. ¿Estás lista para sentarte, café en mano, con una buena guía de redacción que cree en tu mensaje y te da las estructuras necesarias para hacer realidad el redactado de tus sueños? Echa un vistazo al Blog Your Way to Visibility (Tu camino a la visibilidad). Trabajemos mano a mano para crear un blog consistente que muestre tu autenticidad y experiencia, aumente tu visibilidad y te consiga un flujo de clientes ideales.

O conoce más sobre mis avances con Intrepid Emma aquí en el blog.

Publicaciones destacadas

Artículos recientes por Intrepid Emma

 

¡Inscríbete para recibir consejos semanales para la redacción de contenidos gratuitamente!